El Palacio Imperial de Tokio
Sobre un espectacular y espeso parque de la ciudad japonesa de Tokio se encuentra el majestuoso Palacio Imperial. Un símbolo de la cultura japonesa, digno de ser visitado, a pesar de la dificultad de acceder a la zona.

El Palacio se encuentra lejos de la ciudad, en una gran explanada ajardinada rodeada de una maravillosa vegetación donde en la antigüedad se construían las mansiones más grandes y lujosas de Tokio, hasta que a finales del siglo XVIII se destruyeron todas esas edificaciones para dejar este soberbio Palacio en medio de un entorno de gran belleza paisajística.

El Palacio Imperial de Tokio
Si quieres contemplar el Palacio en todo su esplendor, no dudes en situarte cerca de la Torre de Vigia, desde donde podrás gozar de unas espectaculares vistas de esta asombrosa construcción japonesa. Esta parte del Palacio es uno de los pocos espacios que no ha sido necesario reconstruir, puesto que el edificio original se quemó durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial en 1945, por lo que tuvo que ser reemplazado por el actual en la década de los 60.

Si estás planeando una visita al Palacio, conviene que lo organices todo con bastante antelación, y si es posible déjalo todo organizado en tu agencia de viajes. Cerca del Palacio Imperial también puedes visitar otros puntos de interés turístico como el Parque Kitanomaru kōen, un edificio de estilo neogótico construido en un característico ladrillo rojo en cuyo interior encontrarás una espectacular colección de artesanía tradicional japonesa.

El Palacio Imperial de Tokio
Otro monumento que también te puede interesar es el Templo Yasukuni Jinja, un santuario o cementerio construido a mediados del siglo XIX, en honor a los defensores del Emperador de aquella época. Un rincón de la geografía japonesa que esconde las costumbres y las tradiciones más clásicas de la cultura japonesa, sin duda la mejor manera de conocer el hermoso estilo arquitectónico del país, además de sumergirte en una experiencia inolvidable y mística.