El paisaje más bonito del mundo
En pleno corazón de Filipinas encontramos otro de esos paraísos perdidos de la naturaleza, cuya belleza y singularidad lo convierten en un lugar privilegiado, de esos que sólo pueden existir en nuestra imaginación. Estoy hablando del río subterráneo de la isla de Palawan, que está rodeado por unas especies vegetales y animales características de la selva, y que desemboca en el mar.

El Parque Nacional del río subterráneo de Puerto Princesa es un verdadero espectáculo de la naturaleza, repleto de una encantadora magia que regala a los turistas algunos de los paisajes más asombrosos del mundo, aunque esto depende de los gustos de cada viajero. Alrededor de 5.753 hectáreas con unos ecosistemas de lo más diversosm que abarcan desde la selva húmeda de las montañas, hasta la maravillosa belleza de los arrecifes.

El paisaje más bonito del mundo
Sus impresionantes y sobrecogedores paisajes y su biodiversidad explica que el parque nacional esté considerado Patrimonio de la Humanidad desde 1999. Un destino perfecto para los turistas más aventureros que buscan emociones fuertes en un territorio tan desconocido como inolvidable.

Aunque el principal atractivo del parque radica sobre todo en el místico ambiente que se respira en las profundidades del río subterráneo, con sus singulares cavernas repletas de estalactitas y estalagmitas. Pero si además de admirar la sorprendente belleza de estos paisajes, quieres poner a prueba tus habilidades y resistencia física, nada mejor que escalar la cueva del León o la cueva Kawili, que son algunas de las más impresionantes del parque y las favoritas de muchos turistas.

El paisaje más bonito del mundo
Una propuesta de ocio para todos los gustos que no te puedes perder, así que empieza ahorrar para disfrutar de una isla que forma parte de esos clásicos destinos que sólo tenemos la oportunidad de realizar una vez en la vida. Un lugar perfecto para olvidarse del estrés diario al que estamos sometidos y dejarnos seducir por la encantadora paz que se respira en este paraíso de ensueño.