El monumento más antiguo del mundo
Sumergido bajo las profundidades marinas de la región de Okinawa en Japón, y envueltas en un misterioso y fascinante juego de luces y sombras, se encuentran las formaciones más asombrosas y espectaculares del mundo, conocidas popularmente con el nombre de Yonaguni. Es además una de las visitas más frecuentadas por los turistas de cualquier rincón del planeta, aunque llegar hasta estos peculiares monumentos no es tan fácil como parece, ya que es necesario ponerse el traje y todo el equipo de submarinismo y bucear por las aguas de la isla de Yonaguni.

Descubiertas casi por casualidad, estas enigmáticas estructuras son en realidad un megalito, que según apuntan algunas hipótesis pudieron estar fuera del mar durante las eras glaciares, y cuyas formas podrían haber sido talladas por el ser humano. Otro aspecto que atrae el interés de los viajeros más aventureros y curiosos, es que estas peculiares construcciones presumen de ser el monumento más antiguo del mundo, ya que según los expertos geólogos que han investigado la zona, las construcciones habrían podido surgir alrededor del 8.000 a.C aproximadamente.

En sin duda se trata de uno de esos viajes únicos en la vida, una experiencia inolvidable que no podemos disfrutar muy a menudo, y por lo tanto digna de ser descubierta. Así que si te animas a visitar estas construcciones en un futuro próximo, mejor cuando tengas algún dinero ahorrado, podrás apreciar entre otras edificaciones la mística belleza de un templo con líneas arquitectónicas regulares, lisas y rectas, cuyo estilo además aporta un toque sagrado que al encontrarse sumergido en estas profundas aguas japonesas describen un paisaje sobrenatural y mágico.

Descubre con tus propios ojos lo que numerosos expertos científicos y viajeros de distintos países del mundo han tenido la oportunidad de disfrutar ya, y por supuesto no te olvides de la cámara de fotos, una especial que pueda sumergirse en el agua.