Bogotá, una ciudad de contrastes
Si te gusta la cultura latinoamericana y el buen café tienes una cita en la capital colombiana de Bogotá, una ciudad con una completa oferta cultural y de ocio donde se dan cita los Teatros, Museos y Bibliotecas más importantes del país.

La ciudad es un paraíso para los turistas más curiosos que disfrutan descubriendo otra cultura, historia y por supuesto la gastronomía más típica del país donde destacan unos deliciosos platos típicos como el ajiaco santafereño o el tamal con chocolate.

Bogotá, una ciudad de contrastes
Cuando llegas a la ciudad uno de los aspectos más sorprendentes es el contraste de sus edificios que demuestran las diferentes influencias procedentes de todos los rincones del mundo y que Bogotá ha sabido conservar a lo largo de sus 500 años de historia.

Si te animas a visitar la capital colombiana, descubrirás los asombrosos Palacios construidos a principios del siglo 20, que recuerdan el diseño francés, frente a las áreas más residenciales de donde predomina el estilo inglés. Y si te desplazas al centro de la ciudad te sorprenderás con los rascacielos típicamente americanos de finales del siglo 20.

Bogotá, una ciudad de contrastes
Lo que se dice una ciudad de contrastes marcada por los diseños de distintos países del mundo pero que sin embargo ha sabido conservar su propia cultura y tradiciones. Algunos de los lugares de interés turístico son por ejemplo el Jardín Botánico José Celestino Mutis, el Monumento de Banderas a Las Américas y La Candelaria.

Este último es el distrito más antiguo de la ciudad donde se encuentran además las casas más bonitas de toda Bogotá. Si te mueves más hacia el sur llegarás a Nueva Santa Fé, otra visita imprescindible en tu recorrido. En esta parte de la ciudad encontrarás el Archivo General de la Nación, una sede que reúne los archivos más impresionantes de Bogotá.

Bogotá es una ciudad con numerosas posibilidades culturales donde además puedes disfrutar con la arquitectura más sorprendente de los distintos rincones del mundo, sin necesidad de moverte de la capital colombiana. Y al mismo tiempo deleitarte con las costumbres y la gastronomía más típica del país.