Bocas del Toro, paradisíaco archipiélago en Panamá
Bocas del Toro es un hermoso y paradisíaco archipiélago que favorece el descanso y el relax que tanto te mereces, alejado del ajetreo diario y de la contaminación de las grandes urbes. Es el escondite perfecto para los turistas amantes de los lugares tranquilos y de gran belleza paisajística, donde puedes disfrutar de un divertido chapuzón y broncearte bajo los cálidos rayos de sol.

En el noroeste de Panamá se encuentra este rincón de ensueño con numerosa y exótica vegetación que aporta ese maravilloso y excepcional toque natural a esta zona del Caribe. La capital de la provincia del archipiélago, Boca del Toro, es un pequeño y encantador regalo de la naturaleza que ofrece todo tipo de alojamientos, desde precios más económicos para quienes sufrimos la crisis, hasta otros mucho más lujosos para los afortunados que no tienen de qué preocuparse.

Bocas del Toro, paradisíaco archipiélago en Panamá
Como es lógico, al tratarse de un archipiélago la abundancia de playas hace posible una gran variedad de actividades marinas, como por ejemplo excursiones en pequeñas barcas donde podrás practicar esnórquel u observar delfines.

Si viajas acompañado por los más pequeños de la casa también puedes pasar el día en el Parque Nacional Marino Isla Bastimentos. Fundado en 1998, comprenden un conjunto de islas e islotes de 13.226 hectáreas, que están protegidas para preservar el espectacular ecosistema de sus playas, sus arrecifes de coral y la multitud de exóticos animales que habitan en el lugar.

Bocas del Toro, paradisíaco archipiélago en Panamá
En la región tienes infinidad de actividades deportivas para todos los gustos, para los más osados y aventureros y los más tranquilos que prefieren disfrutar de un relajante día de playa. En Bocas del Toro descubrirás el significado de la palabra descanso y confort, un lugar de ensueño donde también podrás conocer su maravillosa y mágica naturaleza y la simpatía de los lugareños, además de la gastronomía típica del lugar.