ayers-rock-una-roca-sagrada-en-australia
Aislada del mundo durante muchos años, Australia obsequia a los turistas con una naturaleza única, así como una flora y fauna propias que solo encontraremos en esta maravillosa tierra.

El sexto país más grande del mundo, Australia tiene impresionantes extensiones de tierra totalmente deshabitadas, ya que la población se concentra principalmente en la coste este. Hoy en Destinolandia emprendemos una expedición en busca de unos los rincones más emblemáticos de este país: Ayers Rock, un monolito rojo en pleno corazón de Australia.

A 863 metros sobre el nivel del mar

También conocido como Uluru (en lengua aborigen), este monolito de color rojo se encuentra situado en el centro de Australia y está considerado como uno de los rincones naturales más emblemáticos del país. En otras palabras, una visita más que obligada.

Uluru es una roca caliza que se levanta a unos 350 metros del suelo y que comprende una superficie de unos 9,4 kilómetros. Si estamos planeando una escapada a Australia y queremos visitar esta maravilla de la naturaleza autóctona, entonces tenemos que acercarnos hasta el Parque Nacional Uluru-Kata Tjuta. Una vez allí tendremos que recorrer aproximadamente unos 450 kilómetros por una carretera desde la ciudad de Alice Springs.

Un lugar sagrado

ayers-rock-una-roca-sagrada-en-australia
La gigantesca roca no está sola. Uluru está acompañada de hermosos riachuelos, misteriosas cuevas y antiguas pinturas de gran valor histórico. ¿Una sugerencia turística? Quienes han tenido la oportunidad de visitar antes Ayers Rock nos recomiendan hacerlo al atardecer, cuando el sol ilumina esta impresionante roca cuyo color rojizo se funde con la luz solar.

Patrimonio de la Humanidad

Sin lugar a dudas, toda una experiencia ya que Ayers Rock es un icono natural de Australia con una historia interesante. Y es que Uluru estaba considerado por los nativos australianos un lugar sagrado. Una roca tan valiosa para este país que desde 1987 está declarado Patrimonio de la Humanidad.